Monitoreo de la PIA

Monitoreo de la Presión Intra-Abdominal

La Sociedad Mundial de Síndrome Compartimental Abdominal (WSACS por sus sigls en inglés) recomienda que los pacientes deberían examinarse para detectar factores de riesgo de HIA/SCA al ingreso en la UCI y cuando se presentan fallos nuevos o progresivos en los órganos. La Sociedad Mundial de Síndrome Compartimental Abdominal ha generado definiciones consensuadas y comparten conocimientos sobre el diagnóstico, manejo y tratamiento de la HIA y el SCA. http://archive.wsacs.org/consensus.php

Usando los protocolos basados en las directrices de la Sociedad Mundial sobre el Síndrome Compartimental Abdominal (WSACS, por sus siglas en inglés), los clínicos pueden monitorear la PIA en los pacientes en riesgo e intervenir para mejorar los resultados del paciente. 1, 2, 3

Se ha demostrado que el manejo de pacientes según un algoritmo, incluyendo tanto las intervenciones operativas como las no operativas, aumenta la sobrevivencia del paciente mientras se reduce la permanencia hospitalaria y en la UCI 4

 El Avance Peligroso de la Hipertensión Intra-Abdominal (HIA)

Los pacientes sometidoas a reanimación, especialmente en el contexto de inflamación sistémica, “derramará” fluido intravascular en su tejido. Grandes cantidades de este fluido pueden acumularse en el abdomen tanto como fluido libre como edema intersticial.Como este fluido se acumula, la presión en el abdomen comienza a elevarse5. Una vez que la presión intra-abdominal (PIA) rebasa los 12 mmHg se define como hipertensión intra-abdominal (HIA)1, un síndrome hallado en un 30-50% de los pacientes enfermos en estado crítico5, 6*. Inadevertida a HIA puede evolucionar al fallo de múltiples órganos, el síndrome compartimental abdominal y la muerte.

Desafortunadamente, la HIA no puede identificarse a través del examen físico7 y por lo tanto, la detección y manejo adecuada de la HIA requiere de la evaluación de todos los pacientes en riesgo por HIA mediante el monitoreo de su PIA. Un método común de medir la PIA es a través de la transducción de la presión a través de la vejiga usando un catéter Foley.

El Cartel de Progresión Peligrosa ilustra lo que sucede al cuerpo del paciente a medida que la gravedad de la enfermedad aumente. Se destaca los signos, síntomas y efectos fisiológicos junto con lo que se puede hacer (intervenciones) para manejar la HIA.